¿Han dejado los aviones de ser seguros?

Esta es una pregunta que surge cada vez que ocurre un accidente aéreo.

El incidente con el tren de aterrizaje del B767-800 de Air Canada, el accidente del helicóptero Sikorsky S-76, que se cobró 9 vidas, entre ellas las del famoso Kobe Bryant, los problemas de Boeing con el B737Max, y el más reciente al estrellarse un CASA C-101 de la patrulla Águila del Ejercito del Aire.

En los últimos meses hemos asistido a un goteo continuo de terribles noticias relacionadas con el mundo aeronáutico. Ante este continuo flujo, cualquiera pudiera llegar a pensar que la máxima de las operaciones aéreas, la seguridad, se encuentra en entredicho. ¿Pero, con los datos en la mano, es esto realmente cierto?

Datos y tasa de accidentes aeronáuticos.

Los datos nos dicen que el avión es el sistema de transporte más seguro. Si ponemos como ejemplo el año 2018, se transportaron más de 4100 millones de pasajeros, 41,9 millones de vuelos y se registraron 586 muertes en 14 accidentes. A nivel mundial. Sólo en España en ese mismo año se registraron 1806 fallecidos en accidentes viales.

Si además comparamos la tasa de accidentes por cada región del planeta obtenemos los siguientes datos: La región más afectada es África, con 5,2 accidentes por cada millón de vuelos, y en la zona EASA (Unión Europea) la tasa de accidentes es de 0.1 por cada millón de vuelos.

Factores que influyen en la tasa de accidentes aeronáuticos.
Consultando los datos más actuales de la zona de la Unión Europea (Annual Safety Review 2018 y 2019 de EASA), durante los años 2018 y 2019 no se ha producido ninguna víctima mortal en vuelos comerciales, lo que sin duda son datos excelentes. ¿Entonces, a que se debe esta diferencia en la tasa de accidentes?

La respuesta a esta pregunta no es única. Está compuesta por un conjunto de factores que comienza desde la fabricación de las aeronaves, y que pasa por la formación de tripulaciones y la formación de técnicos de mantenimiento (https://cithe.es/) que mantienen esas aeronaves, los propios planes de mantenimiento de esas aeronaves, la optimización del espacio aéreo, la constante actualización de los equipos de abordo para aumentar la seguridad, y muchos factores más.

Uno de los factores que también influye en la disminución de los accidentes con victimas mortales es la capacidad de que en el caso de que ocurra un accidente, tener la capacidad de poder evacuar al pasaje y la tripulación de la aeronave en el menor tiempo posible.

Y en este aspecto la norma es tajante, cualquier avión motorizado de más de 5700kg y con capacidad de más de 44 pasajeros, debe pasar un ensayo de evacuación para comprobar que es capaz de evacuar todo el pasaje (tripulación y pasajeros) en menos de 90 segundos.

Además, la normativa exige una serie de requisitos para simular las condiciones desfavorables de una evacuación:

· Para simular condiciones lumínicas adversas, todos los ensayos se realizan a oscuras.

· La mitad del equipaje de mano tiene que estar distribuido por los pasillos y salidas para simular condiciones de fuertes turbulencias.

· Durante el ensayo solo se utilizarán la mitad de las salidas de emergencia de las que dispone la aeronave, para simular condiciones de fuego en un lateral de la aeronave.

Otra de las cosas que establece la normativa es el tamaño de salidas de emergencia y su ubicación. Por ejemplo, la distancia máxima a la que pueden estar dos salidas de emergencia es 18 metros, de manera que la máxima distancia a la que se pueda encontrar un pasajero de la salida de emergencia más próxima sean 9 metros (es precisamente por esta razón que las tripulaciones recuerdan al principio de cada vuelo que la salida de emergencia más próxima puede estar a nuestra espalda).

En cuanto a la configuración de asientos, la normativa también establece unas dimensiones y distancias mínimas (que en el caso de las salidas de emergencia son mayores), además de indicar que no puede haber mas de dos asientos de separación entre el asiento de un pasajero y el pasillo. Es por esta razón que en los aviones de configuración de pasillo central, no puede haber más de tres asientos a cada lado del pasillo, mientras que en los aviones de doble pasillo, la máxima configuración sería de tres asientos en los laterales y seis asientos en la zona central (de esta manera una persona sentada en los asientos centrales tendría tres asientos de distancia al pasillo en uno de los sentidos y dos asientos de distancia en el otro).

Todas estas medidas mínimas de seguridad garantizan que un avión pueda ser evacuado en menos de 90 segundos a pesar de posibles condiciones desfavorables. Probablemente en este sentido uno de los aviones más curiosos sea el Airbus A380, que en su máxima configuración es capaz de evacuar 873 personas en tan solo 78 segundos.

Si te ha resultado interesante nuestro artículo, no dejesde compatirlo y seguirnos en nuestras RRSS.

Si te ha gustado, comparte el artículo